Los amish

Los amish son un grupo religioso y étnico, descendiente de inmigrantes predominantemente alemanes y suizos de habla alemana, que viven en 22 asentamientos en Estados Unidos (principalmente en Ohio y en Pensilvania) y en Canadá (en Ontario). Esta curiosa agrupación religiosa (anabaptista) vive aislada del mundo exterior, defiende el pacifismo, la vida sencilla y restringe enormemente el uso la tecnología moderna. Para los amish prácticamente el tiempo se ha detenido en el siglo XVIII y rechazan la ropa actual, los automóviles, los televisores, los teléfonos, los secadores de pelo o, incluso, el gas y la electricidad (se siguen alumbrando con lámparas de petróleo). Consideran que estas manifestaciones de la vida moderna son malvadas y ponen en peligro su forma de vida.


Sin embargo, no todos los amish son tan estrictos. El estilo de vida amish es determinado en cada comunidad, de manera que lo que se permite en una puede estar prohibido en otra. Los líderes religiosos de cada comunidad determinan sus costumbres interpretando literalmente la Biblia y basándose en una serie de normas no escritas llamadas Ordnung.

Los amish más estrictos rechazan cualquier tipo de manifestación de la tecnología moderna. Sin embargo, en algunas comunidades más flexibles, los líderes eclesiásticos se reúnen para analizar la admisión de ciertos elementos. La forma de los tirantes, el uso de botones o el número de pliegues que debe tener la cofia de las mujeres puede ser motivo de discrepancias entre las diferentes comunidades.


Los hombres suelen llevar trajes de colores oscuros y sombreros de ala ancha negros o de paja. Las mujeres no pueden llevar joyas, usan vestidos sencillos, de un sólo color, generalmente con mangas largas, una amplia falda, una cofia blanca y un delantal. No se cortan el cabello, que recogen en un moño en la parte trasera de la cabeza.



Los grupos con estilos de vida similares se consideran “en comunión” y sus miembros pueden visitarse y casarse entre sí. De esta manera, los amish evitan los problemas relacionados con la endogamia. No obstante, como casi todos los amish que existen en la actualidad descienden de los fundadores del siglo XVIII (unos pocos cientos), padecen de ciertas dolencias genéticas hereditarias, algunas de ellas muy graves. La mayoría de los amish aceptan las enfermedades genéticas y de cualquier otro tipo como voluntad de Dios y rechazan los exámenes genéticos previos al matrimonio y, por supuesto, tampoco los autorizan en el feto porque no admiten el aborto. Muchos amish no acuden a los médicos y si ellos o sus familiares enferman confían exclusivamente en su fe y en su comunidad.

Pero no todos actúan del mismo modo. Algunos padres decidieron aceptar la tecnología moderna para cuidar mejor de sus hijos. Muchos recibieron permisos especiales de sus líderes religiosos, pero a veces no se consiguió la autorización. En estos casos, muchos padres tomaron la decisión de abandonar el estilo de vida tradicional y fueron expulsados de su comunidad.


La electricidad se considera algo especialmente controvertido porque su uso supone el empleo de ciertos electrodomésticos mundanos y “peligrosos”, que podrían acabar con su vida sencilla. Sin embargo, para algunos comunidades, puede usarse la electricidad con ciertos límites. Por ejemplo, puede ser producida con generadores propios, para no depender de las líneas eléctricas exteriores. En estos grupos amish se aceptan las baterías de 12 V, que no generan suficiente corriente para poner en funcionamiento elementos mundanos como televisores y secadores de pelo. Los generadores eléctricos sólo pueden utilizarse para determinadas tareas como soldar, recargar baterías o hacer funcionar las ordeñadoras.


Las muñecas con que juegan las niñas amish no tienen cara. Esta curiosa costumbre se basa en unas frases de la Biblia (Deuteronomio, 5, 8 y 9):

“8. No te harás escultura ni imagen alguna, ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra.

9. No te postrarás ante ellas ni les darás culto. Porque yo, Yahveh tu Dios, soy un Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me odian”

Este mandamiento lleva también a los amish más estrictos a huir de las cámaras de fotos o de televisión. Por ese motivo, en muchas de las imágenes aparecen de espaldas.

La comunidad actúa de forma muy eficaz cuando alguno de sus miembros tiene algún problema. Por ejemplo, reconstruye en un sólo día un granero dañado por el fuego o por cualquier desastre natural. Los miembros de la comunidad deben apoyarse mutuamente y evitar los enfrentamientos, la violencia, tanto física como verbal. Los padres educan a sus hijos desde pequeños para que no pronuncien palabras que puedan herir los sentimientos de los demás o generar agresiones. La importancia de la comunidad no impide que la familia constituya una unidad social esencial entre los amish. Las familias con siete a diez niños no son infrecuentes.



Los niños abandonan la escuela a los 14 años. Sus profesores amish les enseñan fundamentalmente un dialecto alemán amish, inglés, alemán culto (que se utiliza en los oficios religiosos), matemáticas, salud, geografía, historia y la Biblia. Para los amish, las habilidades domésticas y agrícolas son una parte muy importante en la educación del niño. Los padres consideran que la educación de sus hijos debe ser la estrictamente necesaria para ser un buen campesino y un buen padre de familia.



Una ley promulgada en 1965 en Estados Unidos exime a los amish del pago de la Seguridad Social, que ellos no utilizan. Como parte de su rechazo a los seguros, los amish tampoco aceptan ayuda del gobierno en alimentación. Pero sí deben pagar otros impuestos, por ejemplo, impuestos por escuelas que no utilizan y por otros muchos servicios que ellos no necesitan.

Aunque sólo un 10% de los amish vota, este grupo religioso es partidario de forma absolutamente mayoritaria de los republicanos. Un miembro de los amish le comentó a un periodista de The Economist: “nosotros rezamos por los republicanos, pero no votamos”. Su rotundo rechazo al aborto y su estilo de vida conservador los aproxima más a la ideología del partido republicano que a la del demócrata, aunque su pacifismo les impida aceptar la guerra de Irak.

Extraído de: Ovejas Eléctricas

Anónimo,  3/27/2008 9:22 p. m.  

Es increible y admirable como este tipo de sociedades logran soportar la presión de acceder a el mundo moderno, siempre en cuanto e podido he leido sobre los amish los menonitas etc, a veces pienso que los que estamos en contacto con la vida moderna a veces si necesitamos escapar y seria bueno refugiarnos en una comunidad como esta, sin televisión, ruidos, etc..son un grupo extenso pero ojala el tiempo lo dira si siguen unidos ya que ellos tambien tienen confrontaciones netre sí debido a que ciertos grypos aceptan algo de la tecnologia moderna, otros son más radicales, y mantienen siempre esas discuciones...exelente la pagina saludos desde las islas galapagos en Ecuador.

Eliza,  10/01/2008 11:52 a. m.  

Que increible que en estos tiempos haya gente que viva asi,que padre a veces con todas las cosas que uno pasa quisiera vivir asi como ellos.Yo los admiro porque esdificil alejarse del mundo moderno,y ademas admiro su fe y ellos estan bien,porque la palabra de Dios dice el que añade ciencia añade dolor,por eso ellos quieren vivir asi,aunque en este texto no se esta prohibiendo usar la ciencia ,pero si advierte lo que sabemo sque es una realidad..

Anónimo,  1/02/2009 5:20 p. m.  

Estoy haciendo el trabajo de recerca sobre los amish, y me gustaria que si sabes mas cosas o tienes información, videos, documentales cualquier cosa, me informaras!
Me ire pasando por tu blog, por si recibo respuesta!
que vaya bien i feliz año nuevo!

Anónimo,  3/06/2011 11:19 a. m.  

Saludos a todos los expectadores!!!!!!
A la verdad que estas personas son increibles, dependen de sus propios recursos trabajan, hacen sus propios esfuerzos son independientes. Hoy dia dependemos tanto de la tecnologia que cuando algun dia deje de existir nos volveremos locos. Estamos tan acostumbrados a vivir de manera facil que no trabajamos muccho es mas ni nos movemos de nuestros hogares Ejemplo;Cuando tenemos quepagar la luz ya lo hacemos por internet sentaditos en nuestras casa. La internet nos facilita pero tambien nos vuelve mas sedentarios!!!!!! gracias

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Gracias por dejarme tu opinión.