La muerte de Bruce Lee

Bruce Lee (San Francisco, California, 27 de noviembre de 1940 - Hong Kong, 20 de julio de 1973) fue un artista marcial y actor chino. Reconocido exponente de fama mundial y renovador de las artes marciales, dedicó su vida a esta disciplina, buscando la perfección y la verdad, fundando así el arte marcial Jeet Kune Do (JKD) o "camino del puño que intercepta".


En una ocasión, sufrió un accidente con uno de los aparatos de gimnasio que el mismo diseñaba y esto dejó a Lee en un estado ciertamente lamentable. De hecho, los médicos le informaron que no podría volver a caminar.

Pero nada más lejos de la realidad. Bruce Lee sorprendió a todo el mundo con su voluntad de hierro y no sólo volvió a caminar si no que pudo filmar parte de Game of Death y por completo la mítica Enter the Dragon. Todo parecía un milagro, estaba claro que Bruce Lee era un super-hombre ¿O no?

Lo que mucha gente no sabe es que su recuperación dejo graves secuelas en este hombre. Sin duda, lo peor es que sufría unas gravísimas dolencias por cada movimiento que hacia. Para aplacar su dolor se vio forzado a consumir cannabis y más adelante, durante el rodaje de Enter the Dragon, marihuana y hachís. Si a esto se suma al hecho de que recibía una presión inmensa dentro y fuera de Hollywood, se creó un cóctel explosivo que finalmente detonó cuando durante una pausa en la filmación se encontró a Lee sufriendo síntomas semejantes a los de un ataque de epilepsia.

Cuando esto sucedió se llevó inmediatamente a Lee al hospital Baptista donde fue tratado por el Dr. Don Langford. Esto sucedió el 10 de Mayo de 1973 a las 17:00. Los síntomas que tenia eran cuanto menos extraños: pasaba de la flacidez a la rigidez sin causa aparente, temblaba y no podía respirar hasta el punto de que hubo que asistirlo con respiración artificial. En el delicado tratamiento se le puso una sonda estomacal para evitar que se ahogase en sus propios vómitos, una sonda en la vejiga y se le suministro Manitol. Para este tratamiento se contó con la ayuda del Dr. Wu, un neurocirujano de gran prestigio que fue quien le trató cuando luego fue trasladado al hospital de Sta. Teresa. Cuando llegó allí estaba en coma, se pensó que tenía un edema cerebral.

El tratamiento funcionó y cuando Lee recuperó el conocimiento le contó al Dr. Wong que justo antes de que todo esto pasara estaba masticando hojas de hachís. Esto fue corroborado al encontrarse grandes cantidades de esta droga en sus vómitos. El diagnóstico final de estos prestigiosos doctores fue que había padecido una sobredosis y que era especialmente sensible a esta sustancia.

Bruce Lee fue advertido que su vida peligraba seriamente ante lo que decidió hacerse un chequeo en la EUA en el que se le informó que tenia una salud de hierro. Esto provocó que, en palabras del Dr.Wong, "Lee se creyera invencible" y en este mundo nadie es invencible, ni siquiera Bruce Lee.

El 20 de julio de 1973, Bruce Lee falleció en el apartamento de Betty Ting Pei (una sex-simbol coreana) después de vomitar en el servicio, echarse en la cama y perder el conocimiento. Después de esto, se le llevó al hospital Queen Elisabeth que tenía el mejor servicio de urgencias de China por aquel entonces. Los médicos de ese hospital en colaboración telefónica con los que le trataron la vez anterior pudieron confirmar que el cadáver sufría síntomas semejantes a los de un ataque de epilepsia y que de hecho coincidían casi al 100% con los síntomas que casi matan a Bruce Lee la otra vez.


¿Si los hechos eran tan claros por que se tergiversó la verdad? En este asunto entran en juego dos cosas, el prestigio y el dinero. Para empezar, Linda Lee, esposa de Bruce Lee, y Raymond Chow (su mejor amigo y socio, poseedor del 50% de sus negocios) tenían entre los dos la herencia absoluta de la póliza y el patrimonio totales de Lee. Tal y como estaba la ley por aquel entonces, si se demostraba que murió a causa de las drogas no heredarían un miserable céntimo de la póliza. Intentar ocultar algo tan obvio no tenía ningún futuro. Afortunadamente contaban con la intervención del gobierno chino que no estaba dispuesto a permitir que uno de los sus más famosos compatriotas pasase a la historia como drogadicto. Finalmente se manipuló la verdad y se le echó la culpa al analgésico que tomó el día de su muerte.

Esta es la verdad, así murió realmente Bruce Lee. Un hombre que no se detuvo ante nada, ni siquiera ante la muerte y pagó muy cara las consecuencias.

Extraído de: Aullidos

Anónimo,  6/11/2008 4:09 a. m.  

ps la verdad es muy convincente y la seguridad de los hechos dan sertesa de que asi fue como en realidad paso... Aunque no se descarta tambien lo de la maldicion eh?... gracias por estos datos...

Anónimo,  2/16/2012 10:10 p. m.  

Para mi, el más grande, lo recordaré por siempre

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Gracias por dejarme tu opinión.